Granada tiene los más románticos y bellos hospedajes

Granada se ha destacado por ser una encantadora ciudad, la misma posee una espectacular arquitectura, en donde prevalece el estilo renacentista con detalles. Tiene un ambiente único, comenzando por los rasgos que la caracterizan y que aún se mantiene en su fantástica historia, en el siglo XI fue la capital de los reinos Zirí y Nazarí, y en los siglos XIII y XV, respectivamente.

A la ciudad de Granada a través de sus construcciones religiosas, barrios, museos, monumentos históricos, instituciones culturales, teatros y otros atractivos, dan a Granada un encanto único y romántico para disfrutar en pareja.

La ciudad es casa de la música, la poesía, el cine y la danza. Y si de hospedajes se trata, brinda una amplia gama de diversos hoteles románticos. A continuación, dos bellos hoteles para descansar y disfrutar de Granada:

El Gar Anat Hotel Boutique

Es una vivencia completamente distinta a los hoteles tradicionales, el Gar Anat Hotel Boutique, es un sitio con un gran ambiente y estilo bien definido.

Tiene una perfecta ubicación en el centro histórico de la ciudad, se encuentra bastante cerca de los lugares turísticos llamativos de la ciudad, entre ellos: la Catedral está a 5 minutos, la Alhambra. Igualmente existe una extensa oferta de restaurantes y bares de tapas en los alrededores.

Las amplias y reconfortantes instalaciones del hotel son fastuosas, ya que se trata de un hotel del siglo XVII, aunque ha sido restaurado conserva su original arquitectura original. Todas sus grandes y radiantes habitaciones son totalmente distintas equipadas con aire acondicionado, televisor, conexión Wifi y caja fuerte.

El Hotel Casa 1800 Granada

El hotel está ubicado en el centro de la ciudad, a tan solo 500 metros de la famosa Alhambra, junto a muchos otros atractivos de la encantadora ciudad como los baños árabes, la estación de tren de Granada se halla situado a 1,4 kilómetros. Igualmente hay una atractiva oferta de restaurantes y bares para ir a tapear en pareja.

También, el hotel se encuentra en un edificio del siglo XVII el cual ha sido restaurado y en el que se puede disfrutar de un patio muy típico andaluz. En cuanto a la decoración, destacan los colores neutros y el principal atractivo son las paredes de ladrillo. Las amplias habitaciones están muy bien dotadas y la mayoría conducen al patio interior, también permite las mejores vistas de Alhambra.